Director periodístico: Víctor Hugo Anteparra Reátegui
22 julio, 2024

Estrés hídrico comienza a evidenciarse en la región San Martín

 Estrés hídrico comienza a evidenciarse en la región San  Martín
  • Los meses de setiembre, octubre y noviembre del 2023, la región San  Martín comenzó a evidenciar desabastecimiento de agua,  situación que generó preocupación en las autoridades y en  especialistas, quienes advierten que, si no toman medidas  inmediatas, más de 360 mil habitantes de Tarapoto, Morales y  La Banda de Shilcayo, podrían verse afectados el año 2040, según un  estudio al que tienen acceso los funcionarios de la Autoridad Local  del Agua. La situación podría empeorar por la tala  indiscriminada de los bosques, debido a la modificatoria de ley Forestal. 

 

Por: Hugo Anteparra 

La región amazónica de San Martín, en Perú, enfrenta un creciente  estrés hídrico que amenaza con empeorar en los próximos años,  según advierten representantes de la Autoridad Local del Agua (ALA).  Estudios indican que para el año 2040 la situación podría agravarse  debido a la descontrolada tala de árboles en las cabeceras de los ríos,  poniendo en grave y serio riesgo el suministro de agua, razón por la cual muchas familias salen a buscar manantiales para abastecerse.

Entre septiembre y noviembre del 2023, aproximadamente 360 mil  habitantes de los distritos de Tarapoto, Morales y La Banda de  Shilcayo se vieron afectados por la falta de agua potable. Las familias  afectadas se vieron obligadas a buscar agua en manantiales y ojos de  agua para cubrir sus necesidades básicas, una situación sin  precedentes en la región, que generó la preocupación de los  especialistas en el tema. 

Margoth Vásquez Panduro, gerente de Emapa San Martín, la empresa  proveedora de agua potable, señaló que las captaciones de agua se  estaban secando, motivo por el cual esperaba lluvia en la Cordillera  Escalera para mitigar la escasez. Sin embargo, la población estaba  angustiada, ya que las altas temperaturas, que superan los 38  grados centígrados, complicaba aún más la situación. 

Javier Noriega Murrieta, jefe zonal de la Superintendencia Nacional  de Servicios de Saneamiento (Sunass) de Tarapoto, explicó que la  deforestación estaba teniendo un impacto significativo, ya que,  durante las lluvias, la falta de árboles en las cabeceras de los ríos  provocaba la erosión del suelo y la contaminación de los reservorios, lo que obligaba a restringir de manera constante el suministro de  agua.

El biólogo Froy Torres Delgado, jefe de la Autoridad Local del Agua,  atribuyó el aumento del estrés hídrico a los efectos del cambio  climático, que están alterando el ciclo hídrico y reduciendo los  caudales de los ríos. Adicionalmente, Quinto Inuma Alvarado, líder  indígena de la comunidad de Santa Rosillo de Yanayacu, un año antes  de ser asesinado alertó sobre la tala de árboles en la Cordillera Azul,  poniendo en peligro la principal fuente de agua de la Reserva Nacional  Pacaya Samiria. 

Respaldando las preocupaciones del líder indígena, el ingeniero Milton  Ruiz Vásquez, catedrático de la Universidad Nacional de San Martín,  respondió que esa versión si era posible, es por ello que recomendó  a las autoridades forestales a tomar medidas inmediatas. A través de  la plataforma Geobosques que es una plataforma de monitoreo de los  cambios sobre la cobertura de los bosques del Ministerio del  Ambiente, se han registrado actividades de tala en la zona de  amortiguamiento de la Cordillera Escalera, sin embargo, no se ha  informado sobre las acciones tomadas por las autoridades para  detener esta actividad. 

La escasez de agua en ese entonces en la ciudad de Tarapoto generó impactos económicos significativos tanto para empresas como para  familias locales. Edwin Puerta Castañeda, gerente del Hotel Boca  Ratón, compartió su preocupación por el aumento de los precios del  agua, que están perjudicó directamente el funcionamiento de su  negocio. 

Según Puerta Castañeda, la situación ha llevado a algunas empresas  proveedoras de agua en camiones cisterna a aumentar  considerablemente sus tarifas. Mientras que el precio normal por  2500 galones de agua solía ser de 250 soles, esas empresas están  cobrando hasta 800 soles por la misma cantidad, lo que representa  un aumento exorbitante en los costos operativos para  establecimientos como el Hotel Boca Ratón.

Además, la escasez de agua también afectó a las familias locales,  quienes se ven obligadas a buscar fuentes alternativas de  abastecimiento. Muchas de esas familias recurrieron a los «ojos de  agua» para obtener agua, lo que implicó costos adicionales. Los  mototaxistas cobraron hasta 20 soles en transporte ida y vuelta hacia  estos puntos de abastecimiento, lo que representó una carga  financiera adicional en medio de la crisis hídrica. 

En el distrito de La Banda de Shilcayo, la disminución de los recursos  hídricos ha afectado directamente a la población, con la sequía de dos ojos de agua en los últimos años, atribuida por los vecinos de esos  sectores a la urbanización en las zonas altas de esa jurisdicción. 

Ante la crisis de abastecimiento de agua potable ocurrido el año 2023,  los equipos técnicos de Emapa San Martín y del Colegio de Ingenieros  del Perú – Consejo Regional San Martín se reunieron de emergencia  para buscar soluciones y alternativas, identificando tres manantiales  en los distritos afectados que podrían servir como reservas para  enfrentar futuros déficits hídricos. 

Expertos como el magíster Lusgardo Puelles Chuquizuta, docente de  Investigación Formativa de la Universidad César Vallejo, alertan sobre  el aumento del estrés hídrico en San Martín, señalando la  deforestación, la agricultura no sostenible, el cambio climático y el  crecimiento poblacional como principales causas de esta  problemática. 

En los últimos años, se ha observado una disminución preocupante  en el caudal de los afluentes que se originan en la Cordillera Escalera,  según confirmación que recibió Iván Rojas García, presidente del  Comité de Gestión de la Microcuenca del Cumbaza, el informe detalla  una disminución del 32 por ciento en el cauce del río Cumbaza, lo que  ha generado una creciente preocupación entre las autoridades locales  y regionales, situación que es un indicador que el estrés hídrico  comenzó en la región San Martín. 

Este reportaje fue elaborado en el marco del curso «Periodismo ambiental en entornos digitales», el cual fue desarrollado por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) y la iniciativa Unidos por los Bosques de la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible (FCDS-Perú).

Te puede interesar:  Más de 269 víctimas de trata de personas fueron rescatadas entre enero y mayo del 2018

Artículos relacionados

Copy link
Powered by Social Snap