¡Sólo con la verdad!
Redacción
| Opinión / Último minuto - jueves 18 de junio, 2020 - 12:47 am

 “Ni en sueños me lo imaginé”

 

COVID 19: Educar virtualmente y no morir en el intento

 Tras el brote del Covid-19 la población ha tenido que cambiar de manera drástica de escenario, son muchos los médicos que trabajan en primera línea para detener la pandemia y en este contexto los docentes son los encargados de empujar hacia adelante la educación, pese a las grandes dificultades, son quienes están tomando la delantera, para que  niños, adolescentes y jóvenes no desfallezcan en el intento de sobrevivir.

La UNESCO informó que más de 861.7 millones de estudiantes entre niños y jóvenes se han visto afectados por la pandemia global en 119 países. De acuerdo al informe del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), solo el 48.7% de los peruanos tienen acceso a la red de internet.

El mudar los estilos de aprendizaje y el ritmo previamente adaptados en las clases presenciales, conlleva a un reseteo de fórmula educativa hacia un nuevo campo poco explorado y dominado por los docentes y estudiantes denominada: educación virtual, convirtiéndose en uno de los mayores retos de este año.

A pesar que la educación a distancia no es un tema nuevo a nivel mundial, hoy se ha convertido en una estrategia obligatoria en países como Perú, que aún no la había considerado como prioridad. Son muchos los estudiantes que ahora usan este método de aprendizaje de manera masiva, lo que antes era poco explorado por nuestros docentes de escuelas públicas y privadas, hoy se ha vuelto explotado por todos.

Ernesto Gonzales Arbildo, docente de la Institución Educativa “Túpac Amaru”, cuenta desde su propia experiencia cómo viene afrontando la situación él y otros docentes en medio de la pandemia.

¿Qué fue lo más complicado para un docente enseñar en esta situación?

La improvisación de la forma de trabajo, es decir, virtual o a distancia, una forma de enseñar, que ni  maestros de zonas rurales y urbanas se hubiesen imaginado llevar. Complicándose más por el poco conocimiento y manejo de la tecnología.

¿Recibieron alguna capacitación previa para atender esta emergencia como ésta?

No recibimos ninguna capacitación previa. Y es algo que se comprende, puesto que nadie podía predecir esta situación. Sin embargo por naturaleza los niños se adaptan fácilmente a los cambios, en especial si éstos son tecnológicos, pero, somos conscientes que no todos los niños  cuentan con un acceso estable a internet e incluso son ajenos a esto por completo.

¿Cómo hace el docente para que los estudiantes sin acceso a una red reciban mismo aprendizaje que sus demás compañeros?

El docente hace maravillas, por ejemplo llamadas telefónicas a todos los padres de familia que conforman su comité de aula, algunos en zonas rurales  realizan visitas inopinadas, hasta llevan copias de las actividades a sus casas, arriesgando su salud.

¿Qué tan diferente es la comunicación con los padres en esta cuarentena?

La comunicación con los padres de familia es muy diferente, debido al distanciamiento, la falta de un medio de comunicación y la costumbre de llamar o citar a reuniones presenciales en el aula cuando las circunstancias lo ameriten. Además, el sentir que los padres están más pendientes de sus hijos haciéndonos constantes llamadas.

¿Qué cambios se imagina en la educación virtual al finalizar la pandemia?

La implementación del servicio de Internet con señal de banda ancha y con tecnología de 5g. Porque la tecnología actual de 4g es insuficiente debido a la alta demanda. Y por supuesto implementar capacitaciones para cursos virtuales y poder estar preparados cuando una situación como la vivida actualmente suceda. Uno de los cambios positivos es la mejora y mayor participación de los padres, conocemos que la relación docente y alumno dentro las clases presenciales siempre fue natural, ahora este caso parece estar completamente ajeno a la realidad ya que es el padre del alumno quien ahora refuerza la relación en el aprendizaje de su hijo, convertir el hogar en el nuevo centro de estudio del niño hace que los propios padres actúen como un refuerzo de docente, caso que pre-pandemia era casi inusual.

Ernesto Gonzales nos ha situado en un panorama real de la educación virtual, lejos de sentirse abrumado con la nueva metodología, para él ésta es una oportunidad para transformar el proceso de aprendizaje, hacer crecer, tanto a los estudiantes como a los docentes. Esto aún comienza y los maestros ya están preparados para afrontarla. «Ni en sueños me lo imaginé».

Tarde o temprano la pandemia tendrá que terminar y recobraremos la vida cotidiana a la que estábamos acostumbrados, pero siempre teniendo en cuenta lo sucedido y estando alertas a situaciones similares en un futuro.

Nadie dijo que esto sería fácil, incluso ningún guion cinematográfico escrito por el mejor director hubiese imaginado tal desenlace; pero, el esfuerzo y la dedicación que los docentes hacen es admirable, dando todo de sí para encajar en un sistema poco explorado por ellos, pero sin rendirse.

 


¿Qué opinas al respecto?

Más noticias en Opinión » Último minuto »

Exgobernador de Cajamarca Gregorio Santos fue intervenido en Rioja

Agentes del Departamento de Acciones Tácticas Antidrogas de Tarapoto intervinieron en la provincia Rioja en San Martín,...

A la espera del veredicto

La Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (SUNEDU), es el organismo técnico especializado adscrito al Ministerio de...

Ellos y la pandemia

El Covid-19 ha afectado a todos de forma inesperada, aunque estuvimos atentos a lo que pasaba en...