¡Sólo con la verdad!
Redacción
| Opinión / Último minuto - miércoles 15 de julio, 2020 - 12:29 pm

El negocio de los medicamentos en pandemia

El mundo está enfrentando una de sus mayores batallas en la que no es exactamente sobre guerras con armas de fuego, aunque es muy similar a lo descrito, solo que a diferencia de estallidos con bombas nucleares está resultó ser más dolorosa y letal para el sistema inmune del ser humano, que en tiempos contemporáneos donde la tecnología supera límites, un virus existente, pero evolucionado apareció para aniquilar a casi media población.

Este virus de nombre Covid – 19 más conocido como el nuevo Coronavirus, fue centro de atención en varios países  europeos y ningún continente se salvó de los contagios y eso incluía nuestro país, Perú.

Perú, nuestro querido país, donde todos desean ser más grandes, pero no por bien de los demás sino para presumir su vida con las ganancias que obtienen. Para ellos, la pandemia resultó ser el negocio del año.

El Covid-19  entró a nuestra tierra querida y para muchos es una enfermedad como cualquier otra, para otros es algo que se debe respetar, cumplir y hacer de todo para no caer y el siguiente último porcentaje de población, son a los que no les importa nada y quieren seguir disfrutando de la vida sin medir las consecuencias.

Desde que el famoso nuevo coronavirus hizo de las suyas, muchas personas que no creían en él, se contagiaron y sus familiares comenzaron a tener ante sus ojos una situación complicada y desesperante.

Empezamos con un Estado de Emergencia que exigía el cumplimiento de ‘‘nuevas normas’’ para evitar contagiarse, pero que lastimosamente no funcionó hasta el día de hoy. Con más de 13 mil contagiados en todo el país, entre ellos con síntomas notorios y otros sin ellos, conocidos como los asintomáticos, la gente desesperadamente empezó a buscar alguna manera de mantenerse en estabilidad para no enfermarse, este ‘‘truco’’ les costó más que la hipoteca de sus viviendas, pues bien, no falta gente del mal que se aprovecha de esto, no solo en ser irresponsables con sus protocolos, sino por el incremento sobrevalorado de medicinas que antes pasaban desapercibidas por su bajo costo.

Hablemos de eso, los medicamentos, cápsulas como paracetamol e ibuprofeno, antes de la pandemia eran una adquisición gratuita en los seguros clínicos y hospitalarios, en las farmacias y boticas su costo era mínimo, ahora todas esas pastillas no están por debajo de los 160 soles, situación que ha dado dolor de cabeza a  las familias que no pueden sustentar un pago como ese, sin embargo, de dónde sea  consiguen el dinero, pues la vida está primero.

Muy aparte del incremento de precios en medicamentos, que necesariamente ayudan a mantener estable la eficiencia corporal, existen asesinos, se les puede decir así, porque estos individuos crean una ‘‘réplica’’ de éstas medicinas, no solo que podría matar a la persona que lo ingiere, puesto que son mezclas de uso animal con químicos en polvo, afectando gravemente en dos aspectos, la salud humana y el tráfico de medicinas importantes en tiempos de crisis virales.

Dado este hecho, la gente tiene miedo de adquirir medicinas del famoso mercado negro, donde el remedio puede ser real o no, éstas optan por adquirirlas en farmacias, pues incluso en las mismas se puede adquirir, no a un precio económico como lo era, pero podríamos decir que al menos puede valer la pena esperar más de 3 horas en cola, que arriesgarse a morir consumiendo quién sabe qué cosa y en vez de proteger la salud y de nuestra familia, se termina perdiendo la vida.

La escasez existe, sí, y muchos cerca del poder que se aprovechan de ello, qué se puede esperar cuando todos estamos desesperados por salvarnos, que ni nos fijamos que los productos que nos venden son ‘‘tomas prestadas’’ que el gobierno dio para regalarnos, pero que nos están cobrando por adquirirlas, aprovechándose del ‘‘acto de pánico’’.

Se espera que durante el año se tome algo de conciencia de lo que estamos viviendo, ya que adquirir medicamentos se convirtió en nuestro milagro de vida de cada día.

Ahora queda cuidarnos y no volvernos esos ‘‘torpes’’ que en desesperación les toman el pelo.

Por: Luz Andrea Saavedra Vásquez

Fotografía: Andina


¿Qué opinas al respecto?

Más noticias en Opinión » Último minuto »

Mujeres inician emprendimientos para sobrellevar la pandemia en San Martín

El estado de emergencia ha generado que muchas familias en la región San Martín busquen nuevas oportunidades...

Continúan campañas de donación de sangre en San Martín

  El Banco de Sangre Regional San Martín ante la gran necesidad de unidades de sangre se...

Desigualdad social en medio de una pandemia

Como bien se sabe el nuevo coronavirus ha afectado a todos los ciudadanos sin excepción alguna, entrando...