¡Sólo con la verdad!
Redacción
| Opinión / Último minuto - jueves 18 de junio, 2020 - 12:16 am

“Peligros de una reapertura sin control”

El gobierno del Perú ha iniciado lo que se denomina la segunda fase de la reactivación económica y como parte de la misma se ha autorizado a restaurantes y servicios de ecommerce (comercio electrónico) y Delivery para que funcionen bajo determinados parámetros, dictados por el ente rector de la salud en el Perú.

Como es de conocimiento público ésta etapa de reactivación se da dentro del marco de la emergencia sanitaria nacional dictada por el gobierno central en el mes de marzo, a raíz de la pandemia del Covid-19 que viene afectando a todo el Perú.

Luego de algunos intentos de tratar de aliviar la pérdida de recursos para todos los sectores de la economía a través de subsidios, bonos o financiamiento especial a las empresas mediante el programa reactiva Perú, la desesperación de toda una población continúa, sobre todo de quienes viven del día a día, ellos son los que piden a gritos que esto termine.

Es por esta realidad que muchos comentaristas señalan que la cuarentena ha sido levantada de facto por la provisión y ante la imposibilidad de ejercer mayor presión se ha autorizado la reapertura de algunas actividades para efectos de paliar en algo la difícil situación que se vive.

En un primer lugar a través del Decreto Supremo 080-2020-PCM, el gobierno autorizó el reinicio de 27 sectores de la economía dentro de las cuales se encontraban la minería, industria, construcción, servicios, turismo y Comercio. En el caso de los servicios se incluían restaurantes sólo con entrega domicilio con personal propio y que hubiesen realizado ventas por más de medio millón de soles en el año 2019.

Esta medida fue fuertemente criticada por amplios sectores de la economía, ya que imposibilitaba que los pequeños restaurantes pudieran realizar o reactivar sus actividades y básicamente se centraba en autorización a empresas ubicadas en la capital de la República. A raíz de esta queja finalmente el ejecutivo autorizó que restaurantes puedan volver a operar ya no sólo un delivery propio sino también a través de empresas especializadas en este tipo de servicios, siempre y cuando cumplan los protocolos de salud.

Así mismo se estableció que las municipalidades apoyen al reinicio de las actividades y supervisen que los protocolos establecidos se cumplan. Ello implica que brinden capacitación a los dueños de los restaurantes para su compromiso en la lucha contra la propagación del COVID-19.

En teoría todo debía funcionar en orden y progresivamente, pero como la realidad muchas veces va más rápido que cualquier trámite, muchos restaurantes empezaron a funcionar sin recibir capacitación, sin elaborar protocolo de salud y menos con la aprobación del Ministerio de Salud. Ésta realidad fue objeto de varios reportajes en los cuales se mostraba como la Fiscalía de Prevención de Delitos realizaba cierre de negocios en Moyobamba y Tarapoto, entre otras ciudades impulsadas por la necesidad de generar ingresos luego de un prolongado aislamiento social.

Willy, quien es dueño de un restaurante, comenta que tuvo que adelantarse a iniciar sus labores, porque  sino se arriesgaba corría el riesgo de morir de hambre  y toda su familia que dependen de él, sus padres ya mayores y su hermana menor que padece de cáncer en último grado.

Empezó a funcionar a puerta cerrada pero publicando la venta de sus productos a través de la red social Facebook. Cuando le pregunté sobre qué medidas tomaba para prevenir los contagios de Covid-19, señaló que utilizaba  mascarilla y como protocolo  no ingresaba al domicilio de sus clientes.

Willy inició con la venta de comida oriental como una actividad adicional, ya que se desempañaba como personal  trainner, sin embargo, con la llega del Covid-19 y el cierre de los gimnasios, se ha convertido en el sustento principal de su familia.

El sistema de salud en la región San Martín ha colapsado, la Federación Médica del Hospital de salud indicó que en Tarapoto estamos al borde del colapso, lo cual hace que no tengamos un futuro muy prometedor para las siguientes semanas y meses.

A lo descrito anteriormente, hay que tomar en cuenta que, por un lado, mediante el Decreto Supremo 101-2020-PCM se estableció la Fase 2 de la reactivación económica autorizándose el reinicio de actividades como agricultura, minería, manufactura, construcción, comercio y servicios puedan volver a operar siguiendo rigurosos protocolos de salud para evitar la propagación del coronavirus entre sus clientes. La estimación que hace el gobierno es que al final de la fase dos de la reapertura, se logren tener más de medio millón de personas trabajando lo cual incidirá en la reactivación de la economía.

Por otro lado, hay que tomar en cuenta que los casos positivos de Covid-19 en la región San Martín vienen incrementándose en forma exponencial, habiendo pasado en menos de una semana a casi el doble de los casos que se tenía, siendo una posible explicación de este incrementó el reinicio de actividades sin que se respeten los protocolos de salud establecidos.

Por:

Angie Paredes

 


¿Qué opinas al respecto?

Más noticias en Opinión » Último minuto »

Exgobernador de Cajamarca Gregorio Santos fue intervenido en Rioja

Agentes del Departamento de Acciones Tácticas Antidrogas de Tarapoto intervinieron en la provincia Rioja en San Martín,...

A la espera del veredicto

La Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (SUNEDU), es el organismo técnico especializado adscrito al Ministerio de...

Ellos y la pandemia

El Covid-19 ha afectado a todos de forma inesperada, aunque estuvimos atentos a lo que pasaba en...