¡Sólo con la verdad!
Redacción
| Opinión / Último minuto - viernes 17 de julio, 2020 - 12:48 pm

Injusticia avalada por el Covid-19

Actualmente estamos viviendo en carne propia una de las pandemias más agresivas de todos los tiempos. Con más de 12.1 millones de infectados y 551.000 muertos en el mundo, el Covid-19 no ha bajado su intensidad, cada día que pasa en este “holocausto” llamado planeta tierra, este virus se sigue alimentando de más vidas humanas, como un monstruo que, en vez de descansar sus ganas de destruir, encuentra en sus víctimas una fuente de energía para seguir atacando.

No es extraño pensar que como seres humanos hemos fallado nuevamente, después de todo, el ser humano sigue siendo el principal destructor de su vida, porque al no respetar las medidas y protocolos para evitar el contagio, propicia que este virus encuentre en nuestra ignorancia, un impulso para seguir con sus ganas de matar.

Seguimos fallando como comunidad y como personas, es imposible luchar contra un virus invisible cuando no todos creen que existe. Así como muchos no creen que existe este virus, yo no creo que existe una verdadera justicia en el Perú, porque gracias al nuevo coronavirus, 1,502 internos fueron liberados para evitar los contagios en las cárceles del país.

Sin lugar a dudas, me parece una mala idea dejar en libertad a personas que deberían pagar completamente su condena pese a lo que pase afuera, porque considero que ellos durante su condena no forman parte de nuestra sociedad, ellos tienen su sociedad dentro del centro penitenciario al cual deberían adecuarse y organizarse entre sí, demostrando que están listos para afrontar los problemas como ciudadanos que van a ser reinsertados en la sociedad en un futuro.

Deja mucho que pensar que el gobierno ante el pedido de los reclusos y familiares, hayan tenido que recurrir a lo más fácil, librándose de un compromiso que le incumbe completamente. ¿Por qué en vez de liberar internos no se ha puesto énfasis en ayudar con implementos y protocolos para que se adecuen dentro de su realidad? ¿Por qué se tiene que premiar a algunos internos con la libertad? ¿Por qué otros deberían quedarse dentro, quizás con penas más cortas y con delitos de menor gravedad?

No es algo descabellado pensar que los internos liberados han sido personas que tenían influencias de por medio, la corrupción ni en los peores momentos es ajena a nuestra realidad. Todos merecemos nuevas  oportunidades, pero la palabra “todos” no aplica en este caso, porque solo unos cuantos se beneficiaron con esta liberación. No me imagino la impotencia que han tenido que pasar los presos que no fueron liberados, tampoco me imagino la frustración de las víctimas que todavía esperan justicia.

Lamentablemente así es el Perú, el más vivo vive del sonso y el sonso de su trabajo, tal es el caso de los médicos quienes día a día luchan incansablemente e incluso con mucho más peligro de contagiarse que los internos de un centro penitenciario. Los médicos que están en primera línea viven un infierno total para sobrevivir a diario frente a un virus que no respeta nada ¿Cómo los premian a ellos?

Los médicos no tienen vacaciones ni tregua y están obligados a responder a sus convicciones de servir a su pueblo hasta que se enfermen o mueran. Es mucho más peligroso convivir con el Covid-19 todos los días, que estar en un centro penitenciario aislado de todo. No se debe buscar la salida más fácil, todos debemos de ser conscientes que estamos en una guerra y en peligro constante ya sea dentro de una jaula o fuera de ella.

No es una prioridad liberar internos, lo que sí es prioridad es implementarlos y educarlos para que se protejan  frente a este virus y brindarles los elementos necesarios para que todos se encuentren bien, cumpliendo y respetando su condena.

Hay que ser responsables y consecuentes con las acciones que se realizan ahora para que después no nos pese. Hay que ser conscientes que las personas tienen su proceso de cambio y adaptación, mandar un interno a las calles en tiempos difíciles donde una pandemia azota de sobremanera al país, no creo que se la mejor idea.

Ojalá la pandemia no sea una excusa para liberar internos de manera arbitraria, espero que las autoridades pertinentes si no pueden hacerse cargo de los protocolos dentro de los centros penitenciarios, al menos supervisen que los liberados sean personas que estén preparadas para ser reinsertadas en la sociedad, que lo que menos necesita en estos momentos es la afluencia de gente en las calles.

Por: Gerald Ríos Saboya

Fotografía: El Tiempo.com


¿Qué opinas al respecto?

Más noticias en Opinión » Último minuto »

Mujeres inician emprendimientos para sobrellevar la pandemia en San Martín

El estado de emergencia ha generado que muchas familias en la región San Martín busquen nuevas oportunidades...

Continúan campañas de donación de sangre en San Martín

  El Banco de Sangre Regional San Martín ante la gran necesidad de unidades de sangre se...

Desigualdad social en medio de una pandemia

Como bien se sabe el nuevo coronavirus ha afectado a todos los ciudadanos sin excepción alguna, entrando...